Las técnicas más avanzadas de reparación de fachadas

La fachada actúa como la carta de presentación de cualquier edificio. Es importante que se encuentre bien cuidada para no dar una mala impresión del mismo. No obstante, la realidad es que su correcto estado de conservación también incide de manera directa en aspectos tales como su funcionalidad y la seguridad que se desprende de la misma.

Por ello, mantenerla en el mejor estado posible es fundamental para poder evitar cualquier posible mal mayor, como es el caso de las grietas o de los derrumbes parciales.

Un importante ahorro a corto plazo

Uno de los errores más habituales que se suelen cometer a la hora de garantizar el correcto estado de forma de nuestras fachadas es lo relacionado con el coste económico. Reformar una fachada exterior puede llegar a suponer un importante ahorro en el corto plazo. Puesto que es la mejor forma de prevención que vamos a poder encontrar con el objetivo de poder evitar las reformas de mayor tamaño en el medio y largo plazo.

Dependiendo de cuáles son las necesidades de nuestra vivienda, mediante la rehabilitación de fachadas se permitirá implementar una serie de soluciones que nos permitirán garantizar un mayor aislamiento. Incidiendo de manera directa en la factura de los suministros.

¿Cuáles son las técnicas más avanzadas?

  • Limpieza química: Cubriendo la fachada con un producto disolvente, especialmente diseñado para eliminar la suciedad, se permite alcanzar el mejor resultado posible en cualquier fachada. Con independencia del material con el que se haya llevado acabo su construcción. La limpieza química es actualmente una de las formas más populares que existen para poder llevar a cabo la limpieza de nuestro edificio. La gran cantidad de ventaja que se desprenden de esta forma de limpieza, actúan como la mejor carta de presentación de nuestro edificio.
  • Microchorreado: Esta técnica se basa en el uso de un chorro de agua a baja presión. Uno de los aspectos positivos que se desprenden de este tipo de técnicas es que no deja ningún residuo, siendo útil para realizar trabajos tanto interiores como exteriores, una de sus principales señas de identidad. Para poder conseguir una debilitación de fachada óptima, este tipo de técnicas es una de las que emplean una mayor cantidad de empresas. Dependiendo del tipo de superficie, se debe regular la presión del chorro y el tipo del mismo.
  • Hidrofugación: A través de una capa hidrófuga se permite retrasar la llegada a la suciedad a nuestra fachada. De este modo, se logra que la contaminación no penetre en la piedra y que resulta especialmente sencillo poder repeler cualquier sustrato que pueda permanecer en nuestra vivienda. El repelente de agua debe ser adaptado al sustrato, en caso contrario, perderá toda la eficacia posible. Durante los últimos años, este tipo de técnicas se han consolidado como una de las mejores opciones por las que podemos decantarnos. Compuesto a través de silicio, nos encontramos ante una de las fórmulas más efectivas por las que vamos a poder decantarnos.

Como podemos comprobar, son muchas las opciones con las que contamos actualmente para llevar a cabo la debilitación de nuestras fachadas. Por la importancia que se desprende del correcto ejercicio de este tipo de situaciones, resulta especialmente importante prestar una especial atención a todo lo relacionado con nuestras acciones. Llevar a cabo la reparación de nuestra fachada a tiempo nos permitirá poder solventar los posibles problemas a los que tenemos que enfrentarnos en el medio plazo, con la correspondiente cargar a nivel económica que nos vamos a tener que plantear.

replicaomega

Sobre el autor

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *