Elegir un idioma extranjero, el chino como primera opción

chino para niños

El bilingüismo está dejándose de lado para dar paso al plurilingüismo. Cada vez son más los padres que deciden enseñarle a sus hijos otro idioma más añadido al materno y al de la lengua extranjera del colegio.

El chino para niños ha sido uno de los nuevo descubrimientos de estas décadas. Son  muchos los padres que han optado por elegir una educación mucho más completa para sus hijos y apuntarlos al Centro de Lengua y Cultura China Xindongfang.

En todos los países de habla no inglesa el inglés ya se da por hecho, se ha convertido en el segundo idioma materno de mucha gente. El chino mandarín se ha convertido en una de las opciones que más padres eligen para que sus hijos aprendan otra lengua. No ya sólo por la proyección de este idioma y la importancia que ha adquirido en todos los mercados la comunidad china sino por la importancia a nivel cerebral y personal para los niños de manejar perfectamente diferentes lenguas.

 

¿Cuando empezar a enseñarle a mi hijo chino?

Es sabido por todos que la mejor época para aprender un idioma es la infancia. Especialmente cuando el idioma que queremos aprender se trata del chino mandarín. Por ello cuanto antes empecemos el aprendizaje mejor.

El momento ideal para que un niño aprenda un idioma se encuentra en los tres primeros años de vida. La edad límite para que un niño sea capaz de aprender otro idioma como si se tratase de su lengua materna se sitúa en los siete años.

Así que la edad idónea según los estudios para apuntarlos a clases chino para niños estaría comprendida en el periodo  entre los 3 y los 7 años de edad.

 

¿Por qué elegir el chino frente a otras lenguas?

Aunque parezca mentira se trata del idioma más hablado del mundo, superando al inglés. 384 millones frente a los 41 de habitantes del  planeta que hablan inglés. Su crecimiento económico en los últimos años ha sido espectacular. Desde las últimas dos décadas, el PIB de China no ha dejado de crecer.

Se trata de un idioma tonal, por lo tanto es capaz de ejercitar ambos hemisferios del cerebro. Las melodías son procesadas por el hemisferio derecho del cerebro mientras que el derecho se encarga de procesar e interpretar las estructuras lingüísticas.

Se trata de una cultura milenaria y gracias a los cursos de chino para niños, además del idioma aprenderán otra cultura bastante diferente a la occidental.

No es un idioma tan complicado como parece: su estructura se simplifica a sujeto-verbo-objeto, no existen tiempos, ni conjugaciones o preposiciones. Eso sí, solo vale para el idioma hablado, se complica a la hora de escribirlo.

replicaomega

Sobre el autor

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *